Del amor y otras lluvias (capítulo 8)

Era bonita, andaba como flotando, sólo tenía dieciséis años, pero con un poco de maquillaje podía decir veinte sin ruborizarse y sin que un atisbo de duda se interpusiera en el diálogo. Continúa leyendo Del amor y otras lluvias (capítulo 8)