Pelirroja de espaldas contemplando el horizonte en medio del monte.

Oh Natasha, Natasha | Miguel Ángel Salinas Gilabert

Desde que te marchaste, ¡oh, Natasha!, echo de menos tus incomprensibles palabras. Continúa leyendo Oh Natasha, Natasha | Miguel Ángel Salinas Gilabert