Comprar El Rostro del Invierno

¿Alguna vez soñaste sin haberte dormido? Leer este libro provoca una sensación similar; es la magia de la poesía

El Rostro del Invierno – Dashten Geriott

Libro del escritor peruano que contiene poemas, relatos e introspectivas escritos con una sensibilidad y perspicacia notables. Formato epub. y pdf. imprimible.

$5.00

Ten en cuenta que:

  • Si no tienes una cuenta de PayPal, puedes hacer clic en cualquiera de las opciones que hay debajo del botón «Pagar con PayPal» para pagar directamente con tu tarjeta de crédito. Por favor, incluye una dirección de correo válida, pues será ahí donde te enviaremos el libro.
  • Al introducir tu correo electrónico, estás aceptando nuestras Políticas de privacidad.

SINOPSIS DEL LIBRO

Hay tanto que decir y escribir, que a veces el tiempo no parece ser suficiente. Han sido eternas primaveras, largos veranos, grises otoños y crueles inviernos, en los que el autor de este libro, cuyo nombre es Julián pero que ha aprendido a vivir tras la máscara de Dashten Geriott, nos ha abierto las puertas de su alma para escribir con la tinta de su propia sangre los valientes, directos, crudos y maravillosos poemas que ahora aguardan entre estas páginas a la espera de que un alma tan solitaria como la suya los abrace, sueñe con ellos y los lleve como compañeros de viaje.

Dashten dice amar a una mujer, pero en realidad ama a muchas, a todas las que puedan irradiar poesía, a todas las que sean capaces de enamorar con una sonrisa, con una mirada pero también a las que tengan el atrevimiento de decir, con un simple batir de pestañas, que van a romperle el corazón en cien mil pedazos. A saber si Dashten ama el dolor o la crueldad del amor, pero lo que sí es cierto es que ambas cosas le sirven de inspiración, pues es un poeta que nació del dolor y al dolor volverá. Amando siempre, sufriendo el doble, sin dejar de escribir nunca.

Mil vidas más.

Mil cicatrices más.

SOBRE EL AUTOR

No recuerdo cómo era mi vida antes de que muriera mi padre, sólo sé que nada tiene que ver con la oscuridad infinita que ahora me ampara. Sí recuerdo que llovió durante tres días y tres noches, la misma cantidad de tiempo que tardó Cristo en resucitar, sólo que mi padre no resucitó nunca, aunque jamás morirá de mi recuerdo. Comencé a escribir en uno de esos días, supongo. Irónicamente, nunca por él. Conocí a varias mujeres, las desvestí, me quisieron a su manera y a día de hoy continúo sin saber qué es el amor. El amor se fue con mi padre. Tengo la edad que se pinta en mis palabras, mi origen es la tristeza, vivo en la oscuridad de este abismo de donde alguna vez el silencio emerge, para cubrir de tinieblas la mente de alguien que nunca quiso vivir y sin embargo tampoco acepta la muerte.

Sigue al autor

Suscríbete para no perderte nuestro mejor contenido

Se está procesando…
¡Bien! Ya estás en la lista.