De flores y guerras – Solcan Jair

He caminado las fórmulas
de las acuosas y frías venturas
que me ofrecían las pústulas
de una ciudad sin ocaso

El sueño en el tránsito
hacia una casa minimalista
llenábame de goce utilitario
por mi raigambre hacia el mundo

¿De dónde vendría esa solera
prosapia materialista? 
Si todos mis bienes diera
mejor que rancio, feliz sería...

Llamábame Dios al patio
a oler las flores y el holocausto...
Y así me quité la venda
que aciago me sostenía

Sobre el autor

Nací en un pueblo de Veracruz húmedo y asolador. Emigré a la Atenas veracruzana a los cuatro años, donde aprendí a cultivar la pintura, la música y la literatura, enamorándome de dichas formas de manifestar el poder de creación del que gozamos como especie. Creo en el misticismo religioso y en la transmutación del dolor a través de la fe, ciega de preferencia. Soy hombre casado y de familia, siervo de Dios. El 90 % de mis amigos son caninos. Respirar y sentir que inhalo y exhalo junto con el mundo es mi idea de paz terrena. Practico —ya sea dormido o despierto— el jazz y el ensueño.

Deja un comentario