¿Sabemos acaso… sobre el ocaso? – Solcan Jair

He nacido en un lenguaje
donde he sido figura retórica,
como una sombra de alacena
con un ojito siempre asomado

¿Qué tanto pudiere ver?
si insulsa cualquier presunción
no nacida del corazón, cuando ausente
de espíritu y razón, nada santo es

Solo perdón quiero pedir
a quien sea y a todos
aunque mis lágrimas no basten,
y apenas un gramo de tierra mojen

Húmedas mis suelas, encenderán
las tierras indómitas, tu palpitar;
y ascenderán sensibles,
por tus raíces, mis fidelidades

Veo tan claro el cielo
sobre tus aguas abatidas.
Tus impetuosos suplicios
nos tiñen de prisma y llanto

Lo siento...
miro de nuevo...
algo respiro...

¿Y si me voy? No volveré

Pues aunque agotadas
las aguas corpóreas
el alma jamás, manchada
estará

Sobre el autor

Nací en un pueblo de Veracruz húmedo y asolador. Emigré a la Atenas veracruzana a los cuatro años, donde aprendí a cultivar la pintura, la música y la literatura, enamorándome de dichas formas de manifestar el poder de creación del que gozamos como especie. Creo en el misticismo religioso y en la transmutación del dolor a través de la fe, ciega de preferencia. Soy hombre casado y de familia, siervo de Dios. El 90 % de mis amigos son caninos. Respirar y sentir que inhalo y exhalo junto con el mundo es mi idea de paz terrena. Practico —ya sea dormido o despierto— el jazz y el ensueño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s