Nocturno II – Solcan Jair

Luces ricas en calor, gozo
y creo ¡en cada sueño!
transitando por un bosque
de honda soledad...

Mis amigos dicen: "¡ven!
ven a tu jauría";
y yo que ya no puedo
ladrar en la cacería

Lejos escucho mil pasos,
ahogados entre risas,
chismes y monotonías
de un existir corrupto

Que me juzgan loco,
toro y rebufo de ideas;
¡perdón! que no comprendo
el incendio de sus armas

Ojos con su lluvia interna
y sus lenguas de plástico,
me alejaron del pluvioso
aluvión de alevosías

¡Ya no quepo más! en algarabías
que no hayan conjugado
el temor universal
con sabor intencional

 

Sobre el autor

Nací en un pueblo de Veracruz húmedo y asolador. Emigré a la Atenas veracruzana a los cuatro años, donde aprendí a cultivar la pintura, la música y la literatura, enamorándome de dichas formas de manifestar el poder de creación del que gozamos como especie. Creo en el misticismo religioso y en la transmutación del dolor a través de la fe, ciega de preferencia. Soy hombre casado y de familia, siervo de Dios. El 90 % de mis amigos son caninos. Respirar y sentir que inhalo y exhalo junto con el mundo es mi idea de paz terrena. Practico —ya sea dormido o despierto— el jazz y el ensueño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s