Color de fantasma – Solcan Jair

Vuelve mi niño herido,
mentiras son los tumores;
cualquier toro rebufará
en el claustro del espejo.

Quiero contarte un cuento:

Había un ciprés en tu jardín,
borboteante fuente de insectos;
arriba, abajo, caliente
su dulce savia regaba.

Contaba las lunas completas,
disfrutaba los días, aún los de poda.
De la frente del jardinero
recibía el agua salina
bronceada, le merecía sosiego.

Los niños vestidos de adultos
eran su fiel cofradía,
dando sus vueltas regaban
de júbilo y por generaciones
el paraje junto al castillo.

¡Pereció entre colores!
dando su vida preciosa
sin entierros, sin alertas,
mirando que lo miraban solo
de reojo los caza fantasmas.

Sobre el autor

Nací en un pueblo de Veracruz húmedo y asolador. Emigré a la Atenas veracruzana a los cuatro años, donde aprendí a cultivar la pintura, la música y la literatura, enamorándome de dichas formas de manifestar el poder de creación del que gozamos como especie. Creo en el misticismo religioso y en la transmutación del dolor a través de la fe, ciega de preferencia. Soy hombre casado y de familia, siervo de Dios. El 90 % de mis amigos son caninos. Respirar y sentir que inhalo y exhalo junto con el mundo es mi idea de paz terrena. Practico —ya sea dormido o despierto— el jazz y el ensueño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s