La vida que te llevaste – Dashten Geriott

Creo que he soñado contigo,
que en alguna parte te encontré
y me querías.
Esa fue la mejor parte: que me querías;
lo bonito de soñar con alguien
es que ese alguien siempre te quiere
de la forma que quieres que te quiera.
Lo peor,
como siempre, fue despertarme.

Te juro que en todo el día
no he pensado en otra cosa.

He rememorado tu sonrisa
a dos centímetros de mi boca;
tu cuerpo haciendo poesía
bajo mis manos y nuestra vida
escribiéndose juntas en un solo libro.

No era verano, pero quemábamos,
y el invierno se olvidó
de nosotros aquella noche.

Tras las ventanas sólo había personas tristes,
gente a la que no teníamos que darle explicaciones
de cómo un par de locos
eran capaces de quererse tanto,
contra viento y marea,
pero sobre todo, contra una vida
que ya no les prometía nada.

No recuerdo en qué momento,
pero abrí los ojos,
y a mi lado sólo estaba la silueta
que haría tu cuerpo
si hubieses estado
para evitar dejarme demasiado espacio.

Últimamente vivo con el tatuaje
de los besos
y los abrazos
que nunca me diste.

Del libro El rostro del invierno

Sobre el autor

Escritor peruano. Ha publicado Memorias Inmarcesibles y El rostro del invierno (Sexta Fórmula, 2020).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s