A veces mi padre era un collage – Alexandra

Yo no tuve el mejor padre del mundo, pero era mi padre. Quizás pasado el tiempo y desde la perspectiva que me da, puedo comprenderlo mucho mejor.

Me quedé sin padre con dieciséis años; los siguientes siete, fueron una agonía de lucha contra el olvido.

Me quedé sin padre con dieciséis y tuve que aprender a ser su madre, su psiquiatra, su enfermera… mientras intentaba continuar con una vida de adolescente en la que todo me quedaba demasiado grande. «Lo que no te mata, te hace más fuerte». Creo que morí varias veces y resucité tantas otras. De cierta manera te haces especialista en causas perdidas.

No tuve el mejor padre del mundo, pero era mi padre. No te preocupes por ser buen padre, ocúpate de ser un padre bueno. Es así, cuando yo no esté, como quisiera ser recordada.

Sobre la autora

Alexandra escribe poesía y/o prosa poética. Si mezclas la revolución de las palabras, la tristeza, la ironía, la rebeldía, la osadía y algunos toques de ternura aparecerá ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s