Con ganas | Paulina Mora

Me quedé con ganas de quererte.
Eso es lo que me rehúso a decirte.
Atreverme a pronunciar esas palabras me resulta casi imposible.
Se me han quedado atoradas en la garganta porque el miedo a tu rechazo es incluso mayor.
Has cerrado la puerta y decidiste no intentarlo, dejarlo a medias, casi como todo lo que haces en tu vida.
Y no tienes idea de las miles de razones que tenía de demostrarte que el amor se sigue escondiendo detrás de una sonrisa.
Detrás de mi poesía.
Contigo, por supuesto.
Me quedé con ganas de quererte a rabiar, amor.
Pero de los dos, tú aquí pierdes más.
Al negarte a abrir tu corazón a alguien sincero, honesto y pasional.
Te arrepentirás y volverás como siempre,
tarde.
Y quien tendrá ganas de querer volver serás tú.
Y yo solo querré mirar a un lugar en donde no encuentre tu presencia, ni siquiera un recuerdo tuyo.
Pero eso sí, seguiré guardando la promesa de aquel café.
Porque inevitablemente siempre tendré ganas de quererte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s