Hoy no, cielo | Paulina Mora

Si tuviera la oportunidad de decirte todo lo que me he callado sería ahora:
Me encanta tu cuello, he aprendido a vivir ahí como se aferra un ermitaño a una cueva que no tiene salida, y he aprendido que las mentiras más bonitas salen de tu boca cuando me dices “te quiero”; te juro que casi me lo he creído cuando ha salido de tus labios, y te diría que tus manos
saben hacer maravillas en el sur de mi espalda, que voy a extrañar como una loca el descanso después del sexo, el sudor y las respiraciones agitadas. Quiero creer que tú también lo harás, o quizá ya lo hagas con alguien más, jamás pensé que pudiera escribirte un libro con la esperanza de que lo leyeras. Recoges tus cosas y te marchas con el viento hacia una brújula que no tiene sentido, y me dejas. “6+4” es mi canción favorita desde que te has llevado toda la poesía que guardaba en un lugar que solo tú conocías y me encantaba nuestra historia, te lo repetía, ¿recuerdas? Ahora se termina, pero cómo disfruté cada segundo, cada beso, cada abrazo que
nos faltó darnos, cada pedazo de cuerpo que me arrancaste; ahora llevo tus huellas en las piernas como un soldado condecorado que no se las quiere quitar ni cuando se baña. Nuestra historia, ojalá pudiese decirlo en presente, ojalá pudiese decir que existe un nosotros. Que estás jodidamente guapo cuando te sacudes el cabello y piensas que no te estoy viendo, pero claro que lo hago, no podría perderme ese espectáculo que acaece justo enfrente de mí. Quiero decirte que siempre he amado la complicidad y lo simple que éramos juntos, y que aunque ahora me pique la
garganta cada vez que quiera mandarte un mensaje, todavía te pienso. Sé que seguirás alegrando la vida de otras mujeres, y que poco pensarás en mí. Que tu sonrisa seguirá provocando escándalos como lo hiciste conmigo la primera vez que te vi, mojado por el agua y por los besos que tanto te quería dar. Sé que serás libre como una estrella que ilumina todos los rincones de las personas que te rodean, que las palabras te faltan para decirme que te deje en paz. Prometo dejar de escribirte algún día, prometo dejar de retratarte detrás de mis libros, prometo dejar de quererte con letras.
Algún día, pero no hoy.

Paulina Mora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s