Una última vez | Paulina Mora

Vamos a tomarnos una copa, o un café si es que así lo prefieres.
El punto es hacerlo juntos, una última vez.
Vamos a desarmarnos las inseguridades, despojarnos de cualquier miedo arrastrado, quitarnos el nudo de la garganta cada vez que nos vemos, y sobre todo, arrancarnos las ganas que tenemos.
Porque las tenemos, ¿cierto? Salen a borbotones por tus tres lunares que la Luna decide poseer cada noche en tu cuello.
Por lo menos de mi parte sí que las hay, cariño.
Podemos ir a mi casa después de esto, si tú lo propones, cielo.
Quiero que sepas que he dejado de poner música mientras me baño, me da pavor que algún día de estos suene la canción que tanto arde en los costados, que no pueda salir nunca más de la regadera sin dejar de golpearme los recuerdos que tengo tan enterrados por si regresas.
Que no regresarás, eso lo tengo bastante claro.
Pero, ¿recuerdas esa calma? Cuando nos bañábamos, me refiero. Era sutil y callada, apenas y se percibía con el aire. Jugábamos, hacíamos y nos deshacíamos los cuerpos.
Era obvio que el agua estaba fría, pero qué caliente se ponía ahí dentro. Tus manos en mi piel después de un mal día, qué delicia.
Podríamos repetirlo.
Sí, claro.
Una última vez.

Paulina Mora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s