Lunar – poema de Martín Reynals

Toda luna viene a mí,
cuando no puedo dormir
cuando no puedo soñar,
cuando me cuesta recordar
sobre tu boca ese lunar.
Y yo me encomiendo a ella,
en un rumor de música concreta,
cual estelas que deja el poeta
al partir en silencio al ruedo
de palabras y copas y dilemas
hasta dejar en el viento su silueta.
Así que aquí me quedo,
despierto, hasta que llegues,
con ese lunar sobre tu boca
pues esta noche a mí me toca
que me abraces y me abrigues
para volver a dormir,
para volver a soñar,
soñar, soñar, soñar,
que está sobre tu boca
¡mi mundo, ese lunar!

Martín Reynals

Deja un comentario