Latidos | Juan Antonio Jiménez

Un caño me conecta con tu cuerpo,
mil pensamientos me toman de la mano mientras guardo el rubor de tus mejillas.

Un suspiro agranda mis pesares y los hace pequeños, como cuando un perro muerde bugambilias.

Un arroyo arroja a mis venas cauces de rubíes que navegan de un torrente sanguíneo a otro.

En mi constelado amor y en mi enigmático recuerdo, hay una bomba que azota el vértigo y la espera.

Es mi corazón,
que ansioso late,
cuando lee tu sonrisa.

Juan Antonio Jiménez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s