Arena | Carlos Cavero

Todo martes se corona involuntaria la memoria
de nuestra tierra
de nuestra agua
del movimiento de las placas al fondo de la historia
y hoy por hoy
que la hecatombe se levanta
siento en los párpados el brote de una higuera

Tu cuerpo es ahora mismo un mar caleidoscópico
a fuerza de llevarte a Natura en las espaldas
con sus revoluciones

Ladrona del Cerezo
soportas el ardor de las pestañas
mientras la arritmia abre tu pecho
se acomoda en avalanchas de latidos
lengua sobre lengua y cuajamos un beso
acordonado entre los árboles cayendo de uno a uno

Los elementos piden tregua al ayuno
y no sé cuánto tiempo más podremos
resistir los embates
de nuestros propios reflejos olvidados
de nuestras propias gargantas secas

Hoy martes víspera de un miércoles
desentierro los recuerdos de una marcha sombría
en la que lluvias torrenciales nos pusieron
a cantar juntos
con la ilusión de los niños pequeños
a la espera de un silbato que nos cierre la angustia

Pero no
los dos bien sabemos
que no existe cura
sino formas de sudar los temporales
sobre esta arena de perfectos luchadores
buscando de hecho arrojar formas
que pudieran algún día ser tomadas
como arte vivo de los muertos.

Carlos Cavero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s