Poesía Prosa poética

El amor infinito hecho persona | Aldo Ambros

Estaba tan ciego por el brillo de tu luz, por la incandescencia de tu alma y la paz de tu sonrisa, que no logré entender la razón de tu aparición. Siento tanto haber pretendido que te quedaras en mi cielo, aún sabiendo que esa no era tu naturaleza.

Contigo me confundí, eres tan increíble que al principio no pude entenderlo. De verdad lo siento, perdona mi imprudencia, mi insensatez.

Estaba tan ciego por el brillo de tu luz, por la incandescencia de tu alma y la paz de tu sonrisa, que no logré entender la razón de tu aparición. Siento tanto haber pretendido que te quedaras en mi cielo, aún sabiendo que esa no era tu naturaleza.

Después de algo de tiempo, he entendido por qué llegaste pero nunca te quedaste. Tu destino en este mundo en decadencia es demasiado grande.

Me salvaste, y sé que allá, a todo lugar al que vayas, irás salvando a más personas, porque esa es tu misión: devolver la esperanza, reiniciar la fe y avivar el alma de las demás personas que aún continúan perdidas.

Tú fuiste mi heroína, mi ángel con dos trenzas y el amor infinito hecho persona. Quise que te quedaras porque me había enamorado de ti, pero no debías quedarte porque me hayas salvado, tenías que irte porque aún debías salvar el mundo.

Aldo Ambros

0 comments on “El amor infinito hecho persona | Aldo Ambros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: